Tecnología hotelera en 2020: ¿cómo será el hotel del futuro?

  Publicado en Tecnología

Tras un largo vuelo, un viajero agotado baja del avión. Una señal cercana lo detecta y le indica que su coche de Uber le espera para llevarlo al hotel. Su TripIt ha almacenado su itinerario y los detalles de diversas ubicaciones en su dispositivo.

El coche de Uber evita el tráfico gracias a Waze y lo lleva hasta el hotel. El viajero comprueba el número de habitación en su smartphone, entra en el ascensor, abre la aplicación móvil del hotel y encarga una bebida y algo de comer.

Chiang Mai, Thailand - April 26, 2016: man hand holding screen shot of Uber application showing on Asus Zenfone 2 mobile phone. Uber is an American multinational online transportation network company.

Al llegar a su planta, abre la habitación con el teléfono, revisa el correo electrónico en la televisión, que tiene sus canales favoritos de casa, su dirección de correo abierta y el estado de Facebook listo para entrar y hacerse un selfie rápido en el hotel.

Entonces se da cuenta de que la camisa para la reunión del día siguiente está arrugada, así que encarga un mayordomo robot para que la planche. A continuación, baja las escaleras para acudir al espacio de trabajo cooperativo en el vestíbulo, donde prepara algunas notas de última hora para la reunión.

Esto no es el comienzo de una película de ciencia ficción futurista.

Todos estos servicios están empezando a aparecer en hoteles de todo el mundo que piensan en el día de mañana.

Así pues, con el ritmo cada vez más rápido de innovaciones tecnológicas, ¿qué podemos esperar de los hoteles del futuro?

¿El final de los registros en hoteles tal y como los conocemos?

Empecemos por el principio.

Desde que existen los hoteles, la recepción ha sido el rostro y el corazón de un establecimiento. Se trata de la misma definición de lo que debe ser la hospitalidad.

Es el primer recurso al que acuden los huéspedes y la fuente de todo conocimiento hotelero. Ni siquiera el aumento de las reservas en línea y de la tecnología inteligente ha tenido un impacto muy grande sobre la recepción, tan digna de confianza.

Pero eso está empezando a cambiar.

Uno de los pioneros ha sido Jannah Hotels and Resorts, en Dubái. Este establecimiento de cinco estrellas de Oriente Medio pretende eliminar las colas en los vestíbulos permitiendo a los clientes que realicen el registro de llegada con tan solo pulsar unos botones en una tableta y dándoles un código QR con un enlace a un vídeo que explica todo lo que necesitan saber.

Scanning QR code with mobile smart phone. Isolated on white.

Este servicio, al que llaman Karim, también lleva a cabo otras funciones de “recepción”, como llamadas para despertar a los huéspedes o ayuda para alquilar un coche.

Aunque algunos aún prefieren el contacto humano, el éxito de las cajas de autoservicio en los supermercados indica que la comodidad y la rapidez podrían ganar la batalla.

Además, decir adiós al mostrador de recepción tendría la ventaja de que dejaría más espacio para otras funciones y zonas en las que los huéspedes podrían colaborar y entretenerse.

Los hoteles son más que un lugar donde dormir

Los hoteleros pueden sentirse inclinados a utilizar el espacio que deje libre la antigua recepción para ampliar el bar o las salas de estar. Pero ¿y si el mostrador de recepción se viera sustituido por… más mostradores?

Cerrando la brecha entre hoteles y hostales

No solo es en el ámbito del empleo donde están cambiando las expectativas sociales.

Los viajeros se están volviendo cada vez más específicos en sus exigencias. City Hub, una marca de alojamientos puesta en marcha en Ámsterdam el año pasado, busca ocupar el hueco entre los hoteles y los hostales.

jh

City Hub maximiza el espacio mediante módulos prefabricados que se pueden situar en cualquier lugar de su edificio, usando cuartos de baño comunes y ofreciendo un solo tamaño de habitación (para una o dos personas).

Así logran un mayor margen de escalabilidad, lo que implica que pueden ofrecer privacidad y precios bajos a la vez. Esto les hace ocupar un nicho de mercado dirigido a los viajeros que se preocupan por el dinero, pero a quienes no les gusta el elemento comunal de los hostales.

Habitaciones individuales para huéspedes individuales

Cuando reservamos unas vacaciones, reservamos un asiento en concreto en un avión o tren, un horario en concreto para nuestras actividades o una mesa en concreto en un restaurante. ¿Por qué no una habitación de hotel en concreto?

Según el Hotel Schani, en Austria, no existe ninguna razón por la que no pueda ser así.

Cuando reservas una habitación en este hotel, puedes elegir la planta, el tamaño de la habitación, las vistas y muchas otras variables.

Tras la reserva, consigues un número de habitación, así que puedes saltarte la recepción e ir directamente a tu habitación usando la aplicación del hotel.

Aún es pronto, pero parece que este hotel se encamina a lograr su meta de ofrecer una experiencia mejorada a sus usuarios, al mismo tiempo que permite a sus empleados crear una experiencia más personalizada. Esto es así porque tienen menos labores de conserjería y más tiempo para prepararse para las necesidades individuales de cada cliente.

Esperan que esta experiencia personalizada aumente el número de reservas de un mismo cliente y haga crecer el negocio.

¿Y si los huéspedes pudieran ponerse unas gafas de realidad virtual para elegir habitación o ver y gestionar mejor sus expectativas? Por ejemplo, se puede utilizar la realidad virtual para que los huéspedes vean lo que pueden obtener por 50 dólares más por noche.

¿Qué más podemos esperar de la tecnología hotelera en el futuro?

La tecnología y su uso en la industria del turismo se desarrollan tan rápido que las predicciones pueden ser un juego arriesgado. Ya existen los mayordomos robot, los espejos inteligentes y los pagos mediante móvil en varios hoteles de todo el mundo.

funny robot - waiter 3d illustration isolated on the white background

Gracias al IdC (internet de las cosas) y al IdT (internet de todo), cada vez habrá más decisiones y herramientas basadas en datos que mejoren la experiencia del viajero conectado. Los hoteles pueden utilizar tecnologías emergentes como la realidad virtual, la impresión 3D y los dispositivos vestibles.

La entrega de comida, productos, servicios, e incluso ver opciones de habitaciones o asientos, como ilustramos antes, son formas de que los huéspedes y los operadores entiendan mejor las necesidades de la otra parte y cumplan esas necesidades en la nueva economía del usuario.

Puede que dentro de pocos años podamos hacer puenting virtual sentados en la cama, mientras nuestra camiseta mide el número de calorías que quemamos justo antes de imprimir un nuevo par de zapatos para pasear por la ciudad.

Pase lo que pase, será emocionante formar parte de ello.

Thanks for sharing

Sign up to our blog and receive regular updates on the content you're into

Send this to a friend